C.C. Sabathia fue grande cuando tuvo que serlo


En 2009 y 2010, en sus primeros dos años con Yankees, Sabathia se fue 4-1 con un 3.04 de carreras limpias en ocho juegos contra Red Sox, con Nueva York ganando 5 de 8 juegos. Este año la historia ha sido diferente: Sabathia está 0-4 contra Boston – la primera vez en su Carrera que pierde cuatro veces contra el mismo rival en una temporada- con 7.20 de ERA y permitiendo un promedio en contra de bateo de .324.

Pero anoche todo cambio y sin tener su mejor repertorio y control, demostró tener un corazón tan grande como su carrocería de más de 2 metros de alto y 150 kilos de peso y por fin pudo vencer a Boston después de 4 intentos esta temporada. Le tomó 128 lanzamientos al plato en 6 entradas, y Yankees derrotó 5-2 a Red Sox.

Anoche Sabathia demostró tener carácter, coraje y ganas para sacar a adelante a Yankees y acercarlos a medio juego del liderato de su división. Sabathia no ha sido contra Boston lo que es contra el resto de los equipos de la MLB. En la primera mitad de la temporada coqueteó con un juego perfecto y aunque anoche estuvo lejos de serlo, la victoria de ayer será de sus más recordadas.

Debido a sus resultados contra Boston, C.C. se ha salido de la contienda por el trofeo Cy Young que sin duda Justin Verlander, de Detroit, tiene en la bolsa. El enorme pitcher zurdo de Yankees esta temporada ha recibido 6 o más carreras de Red Sox 3 veces este 2011.

Sabathia es contra Boston lo que A.J. Burnett es contra toda la MLB, un fiasco.

Pero en una húmeda noche en Boston, después de la visita del huracán Irene, Sabathia se convirtió en el octavo pitcher en la historia en ganar un juego aceptando 10 hits, ponchar a 10, y permitir más de 10 dejados en base del rival para salir con el triunfo.

Su recta aunque alcanzó las 95 millas, no tenía vida ni movimiento, pero tampoco lo tenían los bates de Boston. Adrián Gonzalez, quien llegó al juego bateando .345 con 103 carreras producidas. Fue ponchado 3 veces. Sin duda no fue su noche.

Cada vez que Boston amenazó, Sabathia como pudo los contuvo negándose a caer 0-5 contra el odiado rival, C.C. fue grande cuando tenía que serlo. En todo el juego, Red Sox nunca fue retirado en orden y el pitcheo Yankee siempre encontró la forma de evitar que una herida se convirtiera en una hemorragia.

Muchas voces a lo largo y ancho del mundo del beisbol dicen que estas series entre Yankees y Red Sox no tienen mucha importancia porque ambos equipos son asiduos asistentes a la postemporada, tal vez es cierto, pero el partido de anoche para era la oportunidad de mandar un claro mensaje a Boston para las batallas de octubre en la postemporada.

A lo largo de la historia grandes hombres como Graig Nettles, Carlton Fisk, Thurman Munson, y recientemente A-Rod, Pedro Martinez, Jason Varitek y Jorge Posada, se han visto involucrados en broncas que siempre nutren la memoria y las pantallas de televisión, ahora hay dos nuevos integrantes en esa lista.

Francisco Cervelli, el cátcher de Yankees que está lejos de ser el más popular del equipo, en la 5ª entrada conectó un cuadrangular cuya pelota cayó en Yawkee Way atrás del mítico “Monstruo Verde”. Al pisar el plato, en una muestra de alegría y celebración aplaudió en la dirección del lanzador media roja John Lackey.

En la 7ª entrada, en su siguiente vez al bate, Lackey le pusó la pelota en su espalda, como clara respuesta a su celebración. Las bancas se vaciaron, no se lanzaron golpes, pero fue un ingrediente que calentó la serie, y porque no, el camino a una inminente serie de campeonato entre estos dos equipos.

Al final, Yankees se acercó a medio juego de Boston por la división este la liga americana y de paso se alejó a 7.5 de Tampa por el comodín del joven circuito.

Aunque Boston tiene medio título de la división en la bolsa debido a que ya ganó la serie anual contra Yankees, esta serie tiene más relevancia de la que muchos creen. Yankees su única opción es ganar la división para asegurar la localía en la postemporada y aunque ambos equipos no decaen ni como locales o visitantes: Yankees como local está 41-26 (.612) y de visitia 39-26 (.600); mientras Red Sox tiene 40-25 (.615) en casa y 42-26 (.618) en gira. Los neoyorquinos pueden mejorar ese 2-10 en contra de Boston si Sabathia pone el ejemplo.

Hoy el rival es Josh Beckett, quien tiene marca de 4-0 contra Yankees, sólo les ha permitido 3 carreras en 27 entradas, tiene un microscópico 1 de carreras limpias y le batean .170. Aun con esos números en contra, la demostración de anoche de Sabathia, debe ser la inyección de adrenalina que Yankees necesitaba para darse cuenta que pueden vencer a Boston y mandarles un claro mensaje que en octubre van a pelear con todo contra ellos.

Autor: marconunez23

Periodista con más de 20 años de experiencia. Especializado en temas de negocio, comunicación social, e imagen. Apasionado del deporte, especialmente el beisbol, los New York Yankees, los Pittsburgh Steelers y la NFL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s