Una reflexión sobre el juego de mañana México-Argentina…


Javier Aguirre declaró en entrevista al periódico “Marca” de España que se le puede vencer a Argentina. No debemos tener la menor duda de que eso es posible y estoy seguro que desde el día que supo su rival en los octavos de final eran los gauchos, no se ha cansado de repetir esto a sus jugadores.

Cuauhtémoc Blanco por su parte dijo que no los van a cargar (a los argentinos), Rafael Márquez agregó declarando “Es Argentina… ¿y qué?”.

Es hasta cierto punto gratificante ver esta actitud de los seleccionados de no sentir intimidación ni miedo, pero creo algunos han caído en la arrogancia. El ser irreverente no ayuda en nada si no se respeta al rival y si las cosas no funcionan, nada se aprenderá. Buena parte del equipo tricolor vivió la desilusión de la derrota de Leipzig hace 4 años y deben haber aprendido la lección porque el hambre de venganza los debe nutrir para el enfrentamiento contra Argentina en el Soccer City el domingo, pero siempre mostrándole respeto al rival el cual no debe confundirse con miedo, tanto en la victoria como en la derrota hay que tener clase y elegancia. Ese debe ser el mejor legado. Triunfar siempre es bueno, pero de qué sirve hacerlo si no se tiene educación para lograrlo.

Por meses hemos visto infinidad de anuncios y mensajes utilizando a la selección como el detonador de una nueva actitud y mentalidad ganadora, ahora es el momento para hacerlos realidad. Todos los jugadores involucrados en el tricolor han participado en ellos. A lo mejor después de haber hecho tantos anuncios se la creen porque el mensaje tanto de patrocinadores como medios de información es claro: alimentar una nueva idea de optimismo y triunfo a través de la selección nacional.

Si existe un momento que el equipo tricolor esperaba para dar el gran paso, es ahora. A pesar de la pésima planeación que rodea a la selección nacional, tienen una oportunidad de oro que probablemente, no merecían por tener un proceso al mundial tan mal desarrollado.

Si se pudiera encontrar un símil a este proceso de la selección nacional, usaría el del típico y común caso del estudiante que estudia para su gran examen tan sólo unos días antes de presentarlo. El alumno tuvo todo un año escolar para prepararlo, pero no lo hizo. Simplemente unos días antes lo hace acompañado de un tarro de café y una “mentalidad ganadora” para poder aprobar.

Eso mismo es lo que ha hecho la selección. Desde la derrota de Leipzig pudo planear el partido de mañana, pero no lo hizo. Entrenadores y jugadores fueron y vinieron. No se hizo equipo, no se tuvo la visión de un plan meta, simplemente se juntaron un par de meses antes para borrar todo lo que no se hizo y llegar al gran examen de mañana “pensando positivamente”. No entiendo porque creen o piensan que entre más mentes se unan “pensando positivamente” el triunfo va a llegar, eso en el deporte es imposible.

Los buenos deseos quedan atrás cuando se salta al campo. Las victorias se nutren del entrenamiento, dedicación, preparación, estudio y sobre todo, sacrificio para lograr el triunfo. Pensar positivamente funciona cuando hay todo esto detrás, si no, solamente se convierte en un rezo en espera de un milagro.

Si Aguirre y los seleccionados creen que repitiéndose incontables ocasiones “si se puede” van a vencer a Argentina, están totalmente equivocados, porque la prueba más grande de que no ha habido una seria preparación es que, en los tres partidos jugados en la copa del mundo, la irregularidad es la única constante del equipo y la realidad del tricolor es que después de lo visto en la primera fase del mundial, no tienen absolutamente ningún argumento futbolístico para vencer a Argentina más allá de los buenos deseos.

La necedad de usar jugadores que no rinden, de usar un esquema que no muestra orden ni disciplina y que con la menor variante del rival se desordena, no es ningún buen presagio para nadie. Es aquí cuando se nota que Aguirre dirige al Tri como el alumno que se prepara unos días antes del examen sin haberse preparado a lo largo del año.

Javier Aguirre en su mentado anuncio de la Iniciativa México habla de soñar, de dejar atrás el mentado “si se puede” y, lo peor, de liderazgo. Un tema del que el mismo Vasco no ha podido refrendar cuando él mismo no se define como el jefe del equipo y tener en Carrillo a un segundo de mando con un nivel de autoridad igual o mayor que el del mismo Vasco y eso se prueba al  designar a tres capitanes para cada juego. ¿Dónde está el mentado liderazgo?

Pero aun así, después de todo tienen en sus manos la posibilidad de cambiar todo con un resultado positivo. Una victoria haría olvidar todo y por fin se daría el deseado brinco que por 16 años se ha negado.

Todos lo deseamos, pero la realidad es que las probabilidades son mínimas. Pensar positivamente no es suficiente cuando los resultados y el desempeño de la selección no respaldan este mensaje.

Ojala triunfen, todos lo deseamos. Para ganar México tendrá que dar su mejor juego en años y Argentina el peor, duele pero es cierto.

Si Argentina gana no vendré a decir “se los dije”, simplemente orgullosamente diré “me equivoqué”, de verdad deseo que mañana a esta hora diga lo segundo.

Autor: marconunez23

Periodista con más de 20 años de experiencia. Especializado en temas de negocio, comunicación social, e imagen. Apasionado del deporte, especialmente el beisbol, los New York Yankees, los Pittsburgh Steelers y la NFL.

1 thought on “Una reflexión sobre el juego de mañana México-Argentina…”

  1. Muy buen post. En verdad, no estas para nada errado en eso de que no hay que “creerselas” antes de tiempo. Argentina desde 1990 a la fecha muchas veces a pecado de soberbia y ha terminado empacando las valijas cuando ya se daba por hecho que levantabamos la Copa.

    En 2002 por ejemplo fuimos con Batistuta, Crespo, Veron, entre otros que venian haciendo grandes performances en sus equipos y nos volvimos en primera ronda.

    Hoy tenemos un buen equipo, quizas el mejor en mucho tiempo, con jugadores como Messi, Higuain y Di Maria brillando en Europa.

    De todas maneras, prefiero ser cauto. Hay promesa de buen futbol mañana (o mejor dicho en algunas pocas horas)… QUE GANE EL MEJOR.

    Ale

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s