Ensayo sobre la historia del béisbol y su impacto en México, parte IV


Capítulo 4. La globalización

Las Grandes Ligas enfrentan nuevos retos. La creciente popularidad del deporte obliga al béisbol organizado a tomar medidas efectivas que ayuden a su promoción en todo el mundo[1].  Existen voces que argumentan que la existencia de ligas profesionales en países como Japón, Taiwán y Corea del Sur; la ubicación de los equipos en las Grandes Ligas; el acelerado incremento de jugadores extranjeros, principalmente latinoamericanos, han hecho cambiar la percepción de ser un deporte “totalmente estadounidense”.

Cuando las Grandes Ligas y las ligas menores decidieron unirse para distinguirse de las ligas independientes (entiéndase, las Ligas Negras), han soportado y superado escándalos de corrupción, apuestas, segregación racial, expansiones y diferentes cambios de reglas que han hecho lo que es hoy el béisbol del Siglo XXI.

El objetivo de este capítulo es demostrar que la globalización del béisbol ha sido tan grande, que ha penetrado en países que ya lo sienten como suyo. Como también es establecer un comparativo de la historia y los jugadores latinoamericanos que han llegado a Grandes Ligas y explicar por qué razón al jugador mexicano se le complica tanto llegar a jugar en el máximo nivel del béisbol.

Se tiene registro que existen jugadores latinoamericanos en el béisbol de Estados Unidos desde el Siglo XIX, pero nunca como ahora han sido tantos. Al final de la temporada 2008, se registraron a 115 jugadores de la República Dominicana, 32 de Puerto Rico, 72 de Venezuela, 19 de México, 12 de Cuba, 5 de Panamá, 3 de Colombia y 2 de Nicaragua. De mil 200 jugadores en Grandes Ligas, cerca del 22% son latinos[2].

Sin embargo, el incremento de jugadores latinos en el campo no ha sido igualmente proporcionado al número de managers en los diferentes equipos. Han existido algunos dirigentes latinos como: Miguel Ángel González[3], Octavio (“Cookie”) Rojas[4], Preston Gómez[5], Tany Pérez[6], Felipe Alou[7], Manny Acta[8] y Ozzie Guillén[9].

Los latinos solían destacar en posiciones donde el poder no era su carta fuerte. Su mayor capacidad era el fildeo y, en algunos casos el pitcheo. Por el contrario, a partir de la década de los años noventas, empezaron a destacar outfilders como Manny Ramírez[10], Juan González[11], José Canseco, Sammy Sosa[12]; Rafael Palmeiro y Andrés Galarraga[13]. Receptores como Iván “Pudge” Rodríguez y Sandy Alomar[14].

Los lanzadores latinos siguen siendo más habilidosos o astutos que poderosos. Eso también ha cambiado. Pedro Martínez[15] y Armando Benítez[16] son claros ejemplos. Martínez es un artista sobre la loma, mientras que Benítez domina a sus rivales a base de intimidación y fuerza al lanzar. El dramático aumento de jugadores latinoamericanos en Grandes Ligas se debe a diferentes factores. Uno es las diferentes expansiones de equipos desde 1961 cuando se empezó a incrementar el número de equipos de 16 a los 30 que hoy existen.

También, poco observado por muchos, es la competitividad que han generado otros deportes como el fútbol americano y el basquetbol, por lo que cada vez menos jóvenes practican el béisbol. Es más fácil y más barato poner una cancha de basquetbol que un campo de béisbol, el cual es mucho más grande. Otro factor es el sistema de becas universitarias en los Estados Unidos que ha enfocado sus esfuerzos en reclutar prospectos de otros deportes diferentes al béisbol, principalmente basquetbol y fútbol americano.

Por el contrario, en Latinoamérica, el clima facilita la práctica del béisbol durante todo el año. Los niños y jóvenes pueden jugarlo todo el año. En el caso de México, el fútbol soccer es más popular que el béisbol. De acuerdo a la encuesta nacional hecha en marzo del 2007 por Consulta Mitofsky “La afición al béisbol en México”, 60% de la población sigue el fútbol, siendo este el deporte más popular; después, aparece el básquetbol con 42% de seguidores, la lucha libre con 34%, el béisbol con 33% y el box con 32%, para así tener a los 5 deportes más “populares” en México.

Adicionalmente, el rompimiento de la barrera de color en el béisbol en 1947, permitió que los jugadores negros de origen latinoamericano pudieran acceder a las Grandes Ligas. En un principio, los jugadores latinoamericanos eran más baratos al contratarlos y se pueden desarrollar profesionalmente en su país de origen, sin embargo, en la actualidad los equipos de Grandes Ligas han instalado clínicas de béisbol en diferentes países como la República Dominicana lo que hace más fácil y accesible la detección de prospectos.  

4.1 La llegada del béisbol a Latinoamérica.

El béisbol llegó a Latinoamérica a través de Cuba. En 1864 Nemesio y Ernesto Guilló llevaron el juego a la isla cuando retornaron de la Universidad Springhill en Mobile, Alabama. En 1868 organizaron el primer equipo de béisbol en La Habana. Los Guilló fueron parte de un gran número de cubanos que fueron enviados para educarse en los Estados Unidos durante la segunda mitad del Siglo XIX y muchos de ellos regresaron a la isla con el amor por el béisbol[17].

Otro ejemplo, los hermanos Teodoro y Carlos de Zaldo. Estudiaron en el colegio Fordham en el condado del Bronx, Nueva York, al regresar a Cuba entre 1875 y 1877 fundaron el equipo de béisbol Almendares[18]. Poco tiempo después se organizó una liga amateur en Cuba que se fue profesionalizando hasta evolucionar en la liga profesional que operó hasta 1961 cuando fue abolida por el régimen de Fidel Castro[19].

Pero los cubanos fueron los primeros en jugar en Estados Unidos. De 1871 a 1873, Esteban Bellán, otro estudiante cubano de Fordham, jugó tercera base, short stop y outfield en 59 juegos con los Haymakers de Troy y el Mutual de Nueva York, equipos de la Asociación Nacional, la primera organización profesional de béisbol. Bellán se puede considerar como el primer latino en la historia del béisbol de Estados Unidos.

El primer equipo profesional de jugadores negros en los Estados Unidos fue fundado por meseros del hotel New York Argyle y se llamó los Gigantes de Cuba  fundado en 1885, sin tener a un sólo jugador cubano en sus filas. Había muchos afroamericanos que se hacían pasar por cubanos con la intensión de jugar en alguno de estos equipos debido a la segregación racial de la época, ellos pensaban que al hacerse pasar por latinos podrían jugar.

Los Gigantes tuvieron su mejor época cuando se mudaron a Trenton, Nueva Jersey. En una ocasión visitaron La Habana en 1900 e impresionaron a toda Cuba con su calidad de juego. Otros equipos de Cuba viajaron a Estados Unidos durante las dos primeras décadas del Siglo XX y muchos jugadores se hicieron famosos como Luis Anguila Bustamante[20].

Los cubanos organizaron a sus selecciones de mejores jugadores en Este y Oeste (el Este jugaba en Nueva York y el Oeste en Ohio), años después con el paso del tiempo creció su popularidad y se convirtieron en la carta principal de las Ligas Negras en 1920[21].

Mientras tanto, los jugadores cubanos blancos (descendientes de españoles) entraron a las Ligas Menores a través de las Ligas de Connecticut y la de Nueva York-Nueva Jersey. El colombiano Luis Castro se convirtió en el segundo latino en jugar en Grandes Ligas en 1902 con los Atléticos de Filadelfia como segunda base. Los latinos iban en aumento gracias a la ocupación estadounidense en Cuba entre 1906 y 1909[22].

Después de derrotar a España en la guerra de 1898, Estados Unidos gobernó Cuba hasta 1902 cuando Cuba se proclamó independiente, aunque la constitución cubana tenía una enmienda que les permitía a los estadounidenses intervenir en cuestiones de inestabilidad política. Después de una muy disputada elección presidencial en Cuba en 1906, se originó una guerra civil, las tropas estadounidenses llegaron a la isla e instalaron un gobierno militar.

Durante los tres años de ocupación la presencia del béisbol aumentó. Equipos de las Ligas Negras y de Grandes Ligas jugaban a menudo en Cuba. Los Rojos de Cincinnati fueron en 1908 y resultaron derrotados tres veces por José de la Caridad Méndez, un extraordinario lanzador del equipo de Almendares. Méndez apodado “el diamante negro”, no podía jugar en Grandes Ligas; tuvo una brillante carrera como jugador y dirigente de los Monarcas de Kansas City[23], considerado el mejor equipo de las Ligas Negras.

Cuando los jugadores cubanos blancos, Rafael Almeida[24] y Armando Marsans[25] se integraron a Cincinnati en 1911, se convirtieron, junto con Luis Castro, en los primeros latinoamericanos en las Grandes Ligas del Siglo XX. Durante la temporada de 1913-14 los Cubanos de Longbranch de la Liga de Nueva York-Nueva Jersey, eran el mejor proveedor de talento cubano en los Estados Unidos. En particular hubo dos jugadores: el lanzador Adolfo Luque[26] y el receptor Miguel Ángel González, quienes no sólo tuvieron distinguidas carreras en Grandes Ligas, sino que fueron los patriarcas del béisbol profesional en Cuba.

González se destacó por su defensiva y Luque se alzó como la primera gran estrella latina en el béisbol. Ganó 27 juegos para los Rojos de Cincinnati en 1923 y acumuló 193 victorias a lo largo de su carrera de más de 20 años.

4.2 De los años treintas a la Primera Guerra Mundial.

El siguiente grupo de latinos contenía a cubanos firmados por Joe Cambria, un buscador y reclutador de prospectos para los Senadores de Washington[27]. Entre los jugadores firmados por él aparecen el receptor Fermín “Mike” Guerra[28], el outfilder Roberto Estalella[29] y el lanzador René Monteagudo[30]. Durante la Segunda Guerra Mundial, Cambria firmó numerosos latinos descendientes de cubanos, que no calificaran para ser reclutados por el ejército estadounidense.

Los Senadores casi ganan el campeonato en 1945, con un roster que incluía a los cubanos: Gilberto Torres[31], Guerra, José Antonio Zardón[32], Santiago Ulrich y Armando Roche[33]. Cambria también firmó al primer venezolano en jugar en Grandes Ligas, el lanzador Alejandro “Patón” Carrasquel[34]. A lo largo de los años 40 y 50 los Senadores fueron el único equipo que tenia jugadores latinos en su roster.

Pero otros equipos se nutrieron enseguida con talento latino. El receptor Salvador “Chico” Hernández[35] y el primera base Regino Otero[36], ambos cubanos, jugaron con los Cachorros de Chicago, como también el mexicano Jesse Flores, quien en 1943 con los Atléticos de Filadelfia y lanzó en las Grandes Ligas por siete años. Flores no fue el primer mexicano en las Grandes Ligas, en 1933 Baldomero “Mel” Almada[37] y en 1935 José “Chile” Gómez[38] jugaron con los Medias Rojas de Boston y los Filis de Filadelfia, respectivamente.

Otros equipos siguieron el ejemplo de los Senadores y buscaron jugadores que llenaran los lugares dejados por los jugadores en la guerra. El lanzador cubano Tomás de la Cruz lanzó 18 partidos para los Rojos de Cincinnati en 1944 y su compatriota Napoleón Reyes, jugador de cuadro, inició su carrera de cuatro años con los Gigantes de Nueva York en 1943. Mientras tanto, en 1942 Hiram Bithorn[39], lanzador de los Cachorros de Chicago, se convirtió en el primer puertorriqueño en jugar en las Grandes Ligas.

Con los Dodgers de Brooklyn jugó el segundo, Luis “El Jibarito” Rodríguez Olmo[40], un jugador muy venerado en el Caribe, particularmente en Cuba donde jugó en el invierno de 1947-48 para convertirse en una leyenda. Como jugador de Grandes Ligas tuvo una carrera intrascendente con un promedio de bateo de .281 por seis temporadas. Se debió a que por jugar en la Liga Mexicana fue declarado inelegible para Grandes Ligas en los años 40, así que no estuvo jugando en los diamantes en sus mejores años.  

El primer jugador estelar de Puerto Rico fue Pedro Cepeda, bateador poderoso que, debido a ser negro, no podía jugar en Grandes Ligas. Su carrera ha sido injustamente olvidada, se le recuerda especialmente por su hijo, el miembro del Salón de la Fama, Orlando Cepeda[41]. Otros destacados latinoamericanos que se deben mencionar son: Martin Dihigo, Ramón Bragaña, Rodolfo Fernández[42], Luis “Lefty” Tiant[43], Silvio García[44], Rafael “Sam” Noble[45], Orestes “Minnie” Miñoso[46] y Edmundo “Sandy” Amoros[47].

El talento latino de los años 40, combinado entre negros y blancos, era extraordinario. Cuba no era la única fuente y esto no pasó desapercibido y es lo que motiva al magnate mexicano Jorge Pasquel, como se ha expuesto anteriormente, firma a muchos jugadores para que vinieran a México en conjunto con otros pocos anglos del béisbol estadounidense. Pasquel capturó al talento mexicano, incluyendo a Beto “Bobby” Ávila[48], primer estelar de México en Estados Unidos. Como segunda base de los Indios de Cleveland, Ávila ganó el título de bateo de la Liga Americana en 1954.

Pasquel pagó salarios superiores a los de las Grandes Ligas, por lo que suspendieron en Estados Unidos a quienes los aceptara. Viéndose forzados a escoger, muchos latinos prefirieron quedarse en el vecino del norte.

México aprovechó la fuerza y talento de las ligas invernales en Cuba, Puerto Rico, Venezuela e incluso Panamá para nutrir su temporada. Las ligas invernales que hasta la fecha se juegan de octubre a febrero de cada año, sirven como fuente de empleo para cientos de peloteros en el receso de temporada de Grandes Ligas. En un momento de los años 50, todos los managers de la liga dominicana eran cubanos y tres de cuatro en Venezuela durante la temporada de verano.

Estrellas de la isla como Pedro “Perico” Formental[49], jugaron en Venezuela porque eran muy viejos para jugar en Cuba, otros lo hacían en República Dominicana, Puerto Rico o Panamá. En 1946 Cuba se hizo parte del béisbol organizado cuando los Cubanos de La Habana se afiliaron a la Liga Internacional de Clase B de la Florida. Eran una sucursal de los Senadores de Washington y presentaban mucho talento. En 1954 cambiaron de liga integrándose a la Internacional AAA como los Sugar Kings, sucursal de los Rojos de Cincinnati quienes se convirtieron en una fábrica de talento, no sólo cubano, sino también de otros países del Caribe.

Futuros big leaguers como Leonardo Cárdenas[50], Octavio “Cookie” Rojas, Raúl Sánchez[51], Miguel Cuellar y Orlando Peña[52] jugaron para los Sugar Kings, como también los boricuas Luis “Tite” Arroyo[53] y el jardinero Saturnino Escalera[54]. Muchos de estos jugadores llegaron a las Grandes Ligas hasta los años 50.

4.3 Los años cincuentas, la integración.

Una brecha significativa para los jugadores latinos vino en 1949 cuando los Indios de Cleveland firmaron al renombrado jugador cubano negro Orestes “Minnie” Miñoso. Fue el primer negro latinoamericano en Grandes Ligas. Cabe recordar que ciertos jugadores con una ascendencia negra habían jugado antes de Miñoso. Cuba llegó a tener restricciones de integración en sus equipos de béisbol aficionados pero se terminaron  desde 1900.

Así, la raza no había sido un problema en Cuba, en donde consideraban mulatos a los jugadores como Roberto Estalella y Tomas de la Cruz. En Estados Unidos su herencia racial no fue reconocida y pasaron como blancos. Por eso Miñoso era un pionero racial para las Grandes Ligas y se convirtió en la primera estrella latinoamericana desde Adolfo Luque.

Era Miñoso un jugador excitante y carismático que siempre daba lo mejor de sí, por lo que se convirtió en el referente latinoamericano en Grandes Ligas durante la mayor parte de los años 50. Su carrera se extendió hasta 1964, después lo llamaban para hacer promociones simbólicas como en 1976 y 1980 cuando se convirtió en un jugador de cinco décadas con los Gigantes de Nueva York, los Dodgers de Brooklyn, los Piratas de Pittsburgh y los Medias Blancas de Chicago.

Los Gigantes fueron ayudados en la firma de jugadores latinoamericanos por Alejandro Pompez, dueño de los Cubanos de Nueva York de las Ligas Negras, que tenían conexiones fuertes con el béisbol del Caribe. Mientras las Ligas Negras se desvanecían, Pompez, se convirtió en un visor de talento en el Caribe para diferentes equipos. El talento reclutado por Pompez incluyo al puertorriqueño Rubén Gómez, quien jugó con los Gigantes en 1953.

Eventualmente los jugadores firmados por los Gigantes José Pagan[55] y Julio Gotay[56] de Puerto Rico, y en Orlando Cepeda encontraron una estrella que alcanzó el Salón de la Fama en 1999. Alfonso “Chico” Carrasquel se convirtió en el short stop titular de los Medias Blancas hasta 1956, cuando su compatriota y futuro miembro del Salón de la Fama, Luis Aparicio[57] lo substituyó. Otros jugadores latinoamericanos en los años 50 eran cubanos como Guillermo Miranda[58] y José Valdivielso[59].

Los cubanos dominaron las Grandes Ligas entre los latinos durante los años 50. La mayoría eran firmados por Cambria para los Senadores. Dos de los mejores lanzadores, Sandalio Consuegra[60] y Miguel Fornieles[61], tuvieron sus mejores temporadas con los Medias Blancas y los Medias Rojas, respectivamente. El primer latinoamericano en el Salón de la Fama, Roberto Clemente, fue firmado por los Dodgers mientras él estaba en Puerto Rico pero toda su carrera de big leaguer (1955-1973) jugó para los Piratas de Pittsburgh resultó tan brillante con el guante como también con el bate.

Clemente, hombre orgulloso y sensible, hizo mucho para cambiar la imagen de los jugadores latinos. Roberto, quien era negro protestó siempre contra la discriminación hacia los latinoamericanos, mientras sacudió la opinión pública con su inteligencia y sus  habilidades en el campo. Su inesperada muerte durante una misión de ayuda por los damnificados del terremoto en Nicaragua en 1973 lo transformó de superestrella a mártir y en un icono del béisbol. Clemente fue elevado en el Salón de la Fama en 1973, sólo meses después de su trágico deceso.

4.4 Los años sesentas con los noventas.

El flujo del talento cubano al béisbol de Estados Unidos fue cortado después de 1960 por el régimen de Fidel Castro. No obstante, algunos jugadores en las ligas menores y otros que pudieron salir de la isla incluyeron a jugadores tales como Tony Oliva[62], que ganó tres campeonatos de bateo; Tany Pérez, un jugador excepcional con la máquina “roja” de Cincinnati de los años 70; Zoilo “Zorro” Versalles[63], que ganó el trofeo al Jugador Más Valioso de la Temporada (MVP) y el campeonato con los Mellizos de Minnesota en 1965.

Luis Tiant de carrera larga y distinguida que comenzó con Indios de Cleveland pero mejor años después con los Medias Rojas y los Yankees; Cookie Rojas, segunda base aclamado con los Filis; Miguel Cuellar, ganador del trofeo Cy Young con los Orioles; y Bert Campaneris[64], un gran short stop y robador de bases con los Atléticos de Oakland.

En 1967 un segunda base panameño, Rod Carew[65], comenzó su carrera rumbo al Salón de la Fama. Ganó siete títulos de bateo para terminar su carrera con promedio de bateo de por vida de .328.  Un nuevo hecho fue la llegada de jugadores de la República Dominicana en números nunca vistos. Osvaldo Virgil[66], jugador de los Gigantes de Nueva York, fue el primer dominicano en las Grandes Ligas en 1956 y segundo Felipe Alou en 1958, con el mismo equipo.

El primer lanzador dominicano, Juan Marichal[67], debutó en 1960, también con los Gigantes (ahora en San Francisco). Con Marichal, Alou y sus dos hermanos Mateo y Jesús, y los boricuas Cepeda y Pagan, los Gigantes de los años 60 eran un equipo que, como los Senadores del 45, tuvo numerosos y valiosos latinoamericanos. Otros equipos los siguieron como los Piratas con Clemente, el panameño Manny Sanguillen[68], los dominicanos Manny Mota[69] y Manny Jiménez, el puertorriqueño José Pagan se convirtieron en el referente latino de la época conducidos por el incomparable Roberto Clemente.

Rico Carty de los Bravos de Atlanta, se convirtió en el primer dominicano de poder en Grandes Ligas. En 1970 los dominicanos eran tantos como los puertorriqueños, los cubanos por su parte habían disminuido como consecuencia de la revolución. Con el paso del tiempo los dominicanos se multiplicaron y para los años ochentas y noventas eran la mayoría. EI lanzador Joaquín Andújar[70], el receptor Tony Peña[71], el short stop Tony Fernández[72] se convirtieron en líderes de su país.

La excelencia dominicana destacaba con short stops como Frank Taveras[73], Rafael Ramírez[74], Rafael Belliard[75] y Rafael Santana[76]. También han producido grandes bateadores como Manny Ramírez -uno de los jugadores más destacado de todos los tiempos- tal vez sólo detrás de Marichal, y Sammy Sosa de los Cachorros de Chicago quien bateó 66 vuelcacercas en 1998 durante su gloriosa competencia con Mark McGwire.

Venezuela también produjo estelares en esa posición, Carrasquel y Aparicio de los años cincuenta, David Concepción[77] de los setentas, Ozzie Guillen en los ochentas y los Indios de Omar Vizquel[78].

La predominancia de dominicanos entre los latinos en las Grandes Ligas se debe en parte a la controversial -muchos piensan explotables- academias de béisbol establecidas por los equipos de Grandes Ligas en ese país. La liga invernal dominicana continúa siendo un circuito de lujo en el Caribe y los inmigrantes dominicanos en Estados Unidos también han producido jugadores excelentes, como Alex Rodríguez[79].

Muchos jugadores destacados emergieron de México en la década de los setentas, ochentas y noventas, donde la existencia de una larga liga de verano desmotivaba a muchos de intentar llegar a las Grandes Ligas. Una excepción ha sido el lanzador zurdo Fernando Valenzuela[80], quien tuvo tremendas temporadas con Dodgers de Los Ángeles en los ochentas, un carismático jugador, fue el único latinoamericano en Grandes Ligas en tener tantos seguidores en un mismo lapso.

Conforme se inicia el tercer siglo de béisbol profesional, la inestabilidad política en Cuba es fundamental para la aportación de jugadores a Grandes Ligas. Recientemente, evasores como Rey Ordoñez[81] y los hermanos Livan[82] y Orlando Hernández[83] es una muestra del potencial cubano de la isla y que estarán disponibles si pudieran salir libremente. Gracias al incuestionable talento cubano, el número de latinos en Grandes Ligas aumentaría considerablemente si pudieran salir de la isla.

Aunque un flujo mayor de talento cubano en las Grandes Ligas puede tener un efecto contraproducente porque se tendrían que implementar un reclutamiento especial para darles oportunidad a todos. Sin embargo, si algo ha destacado en los primeros años de este siglo es que los latinos son una pieza angular de las Grandes Ligas. Jugadores como Sammy Sosa, José Canseco, Armando Benítez o Mariano Rivera[84], han demostrado que el Caribe tiene talento en cualquier posición y ya no es exclusivo de bateadores de poder. Países como República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela y México entendieron las necesidades del béisbol y se adaptaron a pasos agigantados al juego estadounidense.

4.5 ¿Y los mexicanos?

Encontrar una razón por la cual sólo 112 mexicanos han llegado a las Grandes Ligas -comparado con los 115 dominicanos que jugaron la temporada 2008- es complicado. El beisbolista mexicano se ha desarrollado en las ligas mayores con un gran esfuerzo por las dificultades que se le presentan y aunque esto no es exclusivo para ellos, su participación en Grandes Ligas no ha sido la deseada. En el béisbol mexicano el desarrollo individual no va de la mano con el de equipo, algo que no debe ser sorpresa.

Prueba de ello es que en los pasados Juegos Olímpicos de Pekín 2008, en ningún deporte de conjunto México participó. Todo esto a pesar de contar con importantes triunfos y reconocimientos en competencias internacionales, principalmente en la Serie del Caribe y a nivel infantil y juvenil. Sin duda los clubes de la Liga Mexicana de Béisbol serían los principales  beneficiados con la venta de jugadores a las Grandes Ligas, sin embargo en sus academias no han enfocado sus esfuerzos para exportar jugadores, sino que lo hacen para consumo local.

No preparan al jugador para que triunfe en Estados Unidos, simplemente esperan que surja algún prospecto que interese a las Grandes Ligas. Con la debida proporción, puede hacer algo similar a  lo que hace el fútbol argentino con sus jugadores jóvenes: los preparan, los desarrollan y los venden al extranjero para obtener fondos y de esta manera hacen que su liga sea un semillero de estrellas.

En el caso del béisbol en México, no hay sistemas efectivos de detección de talento, no se les da seguimiento a los jugadores desde que están en ligas pequeñas o en la escuela secundaria o preparatoria. Esta situación no es exclusiva del béisbol, sucede en todos los deportes en México, por eso se pierde la oportunidad de captar talentos que no sólo nutrirían a la Liga Mexicana, sino que se tendría más material para poderlo trabajar y preparar buscando una real oportunidad para jugar en Grandes Ligas.

Tomando como referente el estudio realizado por el investigador académico de la Universidad Autónoma de Baja California, el M.C. Gustavo López, titulado Análisis del rendimiento del beisbolista mexicano a nivel profesional en Grandes Ligas de los Estados Unidos” publicado en la primavera del 2007, éste considera que los beisbolistas mexicanos tienen las mismas probabilidades de ingresar a las ligas mayores con sus excelentes cualidades, pero observa que las cartas de propiedad de los jugadores son elevadas por lo cual pocos tienen la oportunidad de ser evaluados por los equipos de Grandes Ligas.

El análisis agrega que las lesiones han disminuido el rendimiento del beisbolista mexicano en la gran carpa. Estima que 4 de cada 10 mexicanos que inician en los entrenamientos de primavera se quedan participando en algún en equipo de Grandes Ligas. Una encuesta de este mismo análisis realizada entre jugadores, periodistas y aficionados en las ciudades de Mexicali, Baja California, Hermosillo, Sonora y Culiacán, Sinaloa, demostró que el 70% de los encuestados coincide en que el precio de la carta de los beisbolistas mexicanos es un poco elevado con respecto a jugadores de República Dominicana, Venezuela y Puerto Rico. El 30% restante piensa que los salarios de los beisbolistas mexicanos tienen el mismo nivel salarial que los caribeños.

De los 300 encuestados, el 62% opina que el mexicano se debe de quedar en las ligas mexicanas de béisbol y no buscar una oportunidad en otro país, mientras que el 68% considera que en alrededor de cinco años podremos llegar a ser una de las mejores selecciones a nivel internacional.

 


[1] Aparte de Estados Unidos y Canadá, el béisbol se juega actualmente en muchos otros países y es el deporte más popular en varios de ellos, sobre todo en varias naciones hispanoamericanas de la cuenca del Caribe: Venezuela, Cuba, República Dominicana, México, Panamá, Puerto Rico, Nicaragua, Colombia (donde se organizó el primer campeonato avalado de manera oficial por la MLB), y en Asia (Japón, Corea del Sur y Taiwán). En Europa despierta escaso interés, destacando Holanda (campeona en 20 de los 30 campeonatos europeos disputados, y 7 veces subcampeona), Italia (8 y 15) y España (1, 1 y 12 bronces).

[2] “Player search” en http://mlb.mlb.com/mlb/players/index.jsp. Julio 2008.

[3] Mejor conocido como Mike González, fue un cubano nacido en la Habana el 28 de septiembre de 1912 y murió el 19 de febrero de 1977. Jugó como cátcher y primera base para los Bravos de Boston, Cardenales de San Luis, Gigantes de Nueva York, y Cachorros de Chicago.

[4] Octavio Víctor Rojas Rivas, mejor cocido como Cookie (nació el 6 de marzo de 1939 en Habana, Cuba), fue un para corto y pitcher como jugador y también manager con los Reales de Kansas City y los Angelinos de California.

[5] Preston Gómez (nació el 20 de abril de 1923 en Central Preston, Cuba como Pedro W. Gómez Martínez) Fue manager de tres equipos de Grandes Ligas: los Padres de San Diego (1969-72), Astros de Houston (1974-75) y Cachorros de Chicago (1980).

[6] Atanasio Pérez Rigal, mejor conocido como Tony Pérez o Tany Pérez (Ciego de Ávila, Cuba, 14 de mayo de 1942), es un beisbolista miembro del Salón de la Fama que fue figura relevante de los Rojos de Cincinnati. También es conocido con los sobrenombres de “Big Dog” y “Doggie“.

[7] Felipe Rojas Alou (nació el 12 de mayo de 1935 en Haina, República Dominicana) fue un jugador de béisbol profesional para los Gigantes de San Francisco, Bravos de Atlanta y Milwaukee, Atléticos de Oakland, Yankees de Nueva York, Expos de Montreal y Cerveceros de Milwaukee. Ha sido también un mánager exitoso para los Expos y los Gigantes. Alou es el mayor del trío de hermanos jugadores de béisbol Jesús y Matty (ambos jugaron en las Grandes Ligas).

[8] Manuel Elías Acta (nació el 11 de enero de 1959 en San Pedro de Macorís, República Dominicana) es el actual manager de los Nacionales de Washington. En la liga dominicana ha dirigido a los Tigres del Licey de 2002 a 2004, incluyendo la victoria del 2003 en la Serie del Caribe. Acta dirigió al equipo de República Dominicana en el Clásico Mundial de Béisbol del 2006.

[9] Oswaldo Guillén (conocido como Ozzie Guillén) nació el 20 de enero de 1964 en Ocumare del Tuy, Venezuela, shortstop de los Medias Blancas de Chicago entre 1985 y 1997. Jugó también con los Orioles de Baltimore, los Bravos de Atlanta y las Mantarrayas de Tampa Bay hasta su retiro en el año 2000.

Novato del año y récord defensivo en su equipo en 1985. Participó en el juego de las estrellas en 1988, 1990 y 1991, ganando el guante de oro 1990 y convirtiéndose en el segundo venezolano que lo gana para la posición de short stop en la liga americana.

Luego de ganar la Serie Mundial con los Marlins de Florida como coach de primera base, Guillén fue nombrado manager de los Medias Blancas de Chicago para la temporada 2004. Bajo su dirección los Medias Blancas ganaron en 2005 la Serie de Campeonato de la Liga Americana por primera vez en 46 años, convirtiéndose en el primer mánager no estadounidense en dirigir un equipo en la Serie Mundial y ganarla. Igualmente, fue el mánager de la Liga Americana en el Juego de las estrellas del 2006 el cual gano 3-2.

[10] Manuel Arístides Ramírez (nacido el 30 de mayo de 1972 en Santo Domingo, República Dominicana) es un jardinero dominicano de las Grandes Ligas de Béisbol que juega con los Dodgers de Los Ángeles (2008), Medias Rojas de Boston (desde el 2001 al 2008); anteriormente, Ramírez jugaba con los Indios de Cleveland entre 1993 y 2000). Lanza y batea a la derecha. A pesar de ser originario de la República Dominicana, creció en la zona de Washington Heights en la ciudad de Nueva York, a una corta distancia del Yankee Stadium. En el 2004 se convirtió en ciudadano estadounidense.

[11] Juan Alberto González Vázquez (nació el 20 de octubre de 1969 en Arecibo, Puerto Rico), mejor conocido como Juan “Igor” González. Jugó como jardinero y se convirtió en uno de los jugadores estelares de los años 90 con los Rangers de Texas.

[12] Samuel Sosa Peralta, mejor conocido como Sammy Sosa (nacido el 12 de noviembre de 1968 en San Pedro de Macorís, República Dominicana), es un jugador en las Grandes Ligas de Béisbol que actualmente fue firmado por Rangers de Texas. Anteriormente ha jugado con los Medias Blancas de Chicago, los Cachorros de Chicago y los Orioles de Baltimore. A principios de la temporada de 2007 tenia 588 homeruns, Pero Actualmente Sosa Tiene 609 homeruns alcanzado el día 21 de junio con su equipo actual Rangers de Texas contra Cachorros de Chicago(su antiguo equipo), lo que lo ubica en el quinto puesto en ese renglón, en la historia de las Grandes Ligas.

[13] Andrés José Padovani Galarraga (Nació en el barrio de Chapellín, Caracas, Venezuela, 18 de junio de 1961), es un deportista venezolano destacado dentro del mundo del béisbol tanto en el país como en la liga de Estados Unidos. Fue jugador de primera base para siete equipos estadounidenses: Expos de Montreal, Cardenales de San Luis, Rockies de Colorado, Bravos de Atlanta, Rangers de Texas, Gigantes de San Francisco y Ángeles de Anaheim. En la Liga Venezolana de Béisbol Profesional jugó siempre, desde su debut en la temporada 1978-1979, con los Leones del Caracas.

[14] Santos “Sandy” Alomar Velázquez, Jr. (nació el 18 de junio de 1966 en Salinas, Puerto Rico) Fue cátcher de los Padres de San Diego (19881989), Indios de Cleveland (19902000), Medias Blancas de Chicago (20012002, 20032004) y (2006), Rockies de Colorado (2002), Rangers de Texas (2005), Dodgers de Los Ángeles (2006), y Mets de Nueva York (2007).

[15] Pedro Jaime Martínez (nacido el 25 de octubre de 1971 en Manoguayabo, República Dominicana) es un jugador de béisbol dominicano que actualmente milita con el equipo de los Mets de Nueva York, es el quinto de seis hijos de Paulino y Leopoldina. Logro alcanzar su victoria 200 en abril de 2006, además tiene el más alto porcentaje de ganados para cualquier lanzador con 200 o más victorias en toda la historia. Durante la temporada 2007 se convirtió en decimoquinto lanzador en la historia en lograr alcanzar la marca de 3000 ponches.

[16] Armando Germán Benítez (nació el 3 de noviembre de 1972 en Ramón Santana, República Dominicana) es un lanzador que llegó a lanzar la pelota a 100 MPH.

[17] “La historia” en http://www.baseballdecuba.com/pages/antecedentes.htm. Agosto 2008

[18] El club Almendares uno de los pioneros del béisbol profesional cubano, ya que fue fundado en el año 1878, por iniciativa de los hermanos Carlos y Teodoro Zaido, quienes también figuraron como jugadores del equipo. A ellos les acompañaron: Antonio (El Vizcaíno) Alzola, Leonardo Ovies, Alfredo Lacazette, Alejandro Reed, Zacarías Barrios, Standhope, Adolfo Nuño, Fernando Zayas, Joaquín Franke, N. Barbón y Eduardo Delgado.

[19] “Liga profesional” en http://www.baseballdecuba.com/pages/ligapro.htm. Julio 2008

[20] “Antecedentes” en http://www.baseballdecuba.com/pages/antecedentes.htm. Agosto 2008

[21] Beto Villa “La historia del béisbol en Latinoamérica” en http://www.latinobaseball.com/cwb-history.php. Junio 2008.

[22] “Player search” en http://www.baseball-reference.com/c/castrlu01.shtml. Julio 2008.

[23] Los Monarcas de Kansas City fueron el equipo más longevo en la historia de las Ligas Negras de 1920 a 1930. Fueron el primer equipo en utilizar iluminación artificial en su estadio, 5 años antes de que cualquier otro equipo lo hiciera.

[24] Rafael Almeida (nació el 30 de julio de 1887 en Habana, Cuba – murió el 19 de marzo de 1968) fue un tercera base de 1911 a 1913 con los Rojos de Cincinnati.

[25] Armando Marsans (nació el 3 de octubre de 1887 en Matanzas, Cuba – murió el 3 de septiembre de 1960) fue un jardinero con tres diferentes equipos entre 1911 y 1918. Jugó para los Rojos de Cincinnati, los Terriers de San Luis (Liga Federal) y los Cafés de San Luis y Yankees de Nueva York.

[26] Adolfo Domingo De Guzmán “Dolf” Luque (4 de agosto de 18903 de julio de 1957) fue un jugador de béisbol cubano, siendo famoso como pitcher en las Grandes Ligas a principios del siglo XX.

Nació en La Habana y debutó en los Bravos de Boston en 1914. En 1918, fue transferido a los Rojos de Cincinnati, donde jugó durante 12 temporadas. En la Serie Mundial de 1919 jugó principalmente de pitcher. Luque jugó en Dodgers de Los Ángeles en los años 1930 y 1931 y con los Gigantes de Nueva York entre 1932 y 1935. Él estuvo con los Gigantes en la Serie Mundial de 1933, siendo el pitcher en el 5º y último juego de la serie frente de los Senadores de Washington. Terminó su carrera con un récord de 194-179 y un 3,24 ERA

[27] Actualmente los Mellizos de Minnesota. Los Senadores jugaron de 1901 a 1961 en la capital de los Estados Unidos.

[28] Fermín (Romero) Guerra (nació el 11 de octubre de 1912 – murió el 9 de octubre de 1992) en Habana, Cuba. Fue un receptor de los Senadores de Washington (1937, 1944-46 y 1951), Atléticos de Filadelfia (1947-50) y Medias Rojas de Boston (1951).

[29] Bobby Estalella (nació el 25 de abril de 1911 – murió el 6 de enero de 1991) fue un jardinero y tercera base.

[30] René Monteagudo Miranda (nació el 12 de marzo de 1916 – murió el 14 de septiembre de 1973) fue un lanzador y jardinero de los Senadores de Washington (1938, 1940) y los Filis de Filadelfia (1945).

[31] Nació el 23 agosto de 1915 en Regla, Cuba. Murió el 10 el 10 de enero de 1983. Fue jugador de cuadro (primera, segunda y tercera base) para los Senadores de Washington de 1944 a 1946.

[32] José Antonio (Sánchez) Zardón (nació el 20 de mayo de 1923 en Habana, Cuba), fue un jardinero de los Senadores de Washington en 1945.

[33] Nació el 7 de diciembre de 1926 en Habana, Cuba. Jugó en 1945 para los Senadores de Washington.

[34] Alejandro “Patón” Carrasquel (24 de julio, 191219 de agosto, 1969), nacido como Alejandro Eloy Carrasquel Aparicio en Caracas, Venezuela. Jugó 8 temporadas para los Senadores de Washington.

[35] Nació el 3 de enero de 1916 en Habana, Cuba. Murió en la misma fecha en 1986. Jugó dos temporadas (1942 y 1945) como receptor de los Cachorros de Chicago.

[36] Regino José Otero Gómez, mejor conocido como Reggie Otero (nació el 7 de septiembre de 1915, en Habana, Cuba — murió el 21 de octubre de 1988) pasó 17 años en las ligas menores y sólo jugó un año (1945) con los Cachorros de Chicago in 1945. Cuando terminó su carrera como jugador, fue manager en Cuba, México y Venezuela.

[37] Baldomero (Mel) Almada (nació el 7 de febrero de 1913 – murió el 13 de agosto de 1988) Originario de Huatabampo, Sonora. Fue un jardinero central que jugó de 1933 a 1939 para los Medias Rojas de Boston, Senadores de Washington, Cafés de San Luis y Dodgers de Brooklyn.

[38] José Luis (González) Gómez (nació el 23 de mayo de 1909 en Mazatlán, Sinaloa – murió el 1 de diciembre de 1992) fue un jugador de cuadro de Grandes Ligas entre 1935 y 1942 con los Filis de Filadelfia y Senadores de Washington

[39] Hiram Gabriel Bithorn (nació en San Juan, Puerto Rico el 18 de marzo de 1916 – murió el 30 de diciembre de 1951) fue el primer jugador de Puerto Rico en las Grandes Ligas. Fue un lanzador de los Medias Blancas de Chicago, Cachorros de Chicago y Piratas de Pittsburgh.

[40] Luis Olmo (nació el 11 de agosto de 1919) fue un jardinero de los Dodgers de Brooklyn (1943-45, 1949) y los Bravos de Boston (1950-51).

[41] Orlando Manuel Cepeda Pennes (nació el 17 de septiembre de 1937 en Ponce, Puerto Rico) Fue un primera base de los Gigantes de San Francisco (1958–66), Cardenales de San Luis (1966–68), Bravos de Atlanta (1969–72), Atléticos de Oakland (1972), Medias Rojas de Boston (1973) y Reales de Kansas City (1974).

[42] Rodolfo fue un pitcher de los Stars, Cubans, Ciudad Trujillo, y otros equipos de las Ligas Negras, Cuba y México

[43] Luis Tiant nació el 23 de noviembre de 1940 en Marianao, Cuba con el nombre de Luis Clemente Tiant Vega, fue un lanzador de los Indios de Cleveland (1964-1969), Mellizos de Minnesota (1970), Medias Rojas de Boston (1971-1978), Yankees de Nueva York (1979-80), Piratas de Pittsburgh (1981) y Angelinos de California (1982).

[44] Inició su carrera como pitcher pero por una lesión se convirtió en jardinero. Jugó de 1940 a 1947 para los Cuban Stars, Cubans de Nueva York y varios equipos en México.

[45] Nació el 15 de marzo de 1922 y murió el 9 de mayo de 1998. Un jugador cubano veterano firmado por los Gigantes de Jersey City y los Cubans de Nueva York. Jugó como cátcher con los Gigantes de Nueva York de 1951 a 1953.

[46] Saturnino Orestes Armas Miñoso Arrieta, comúnmente referido como Minnie Miñoso (nació el 29 de noviembre de 1925 en La Habana, Cuba), fue un jardinero y tercera base en las Ligas Negras y posteriormente en la Liga Mexicana. Se le apodaba el “caballo negro”.

[47] Edmundo “Sandy” Amorós (nació el 30 de enero de 1930 – murió el 27 de junio de 1992) fue un jardinero de los Dodgers de Brooklyn y Los Ángeles, Tigres de Detroit. Amorós nació en La Habana, Cuba.

[48] Roberto Francisco Ávila González (nació el 2 de abril de 1924 – murió el 26 de octubre de 2004) fue un pelotero de las Grandes Ligas que jugaba la segunda base y era diestro, un gran bateador. En la Gran Carpa jugó para los Indios de Cleveland (1949-1958), Orioles de Baltimore (1959), Medias Rojas de Boston (1959).

[49] Fue un jardinero con los Medias Rojas de Memphis (1947-50), un gran bateador (.342 de promedio en 1949). Jugó con Veracruz y San Luis en la Liga Mexicana. En total entre Cuba, Estados Unidos y México jugó por 13 temporadas.

[50] Leonardo Lázaro Cárdenas Alfonso (nació el 17 de diciembre de 1938 en Matanzas, Cuba) fue un prominente parador en corto por 16 años (1960-75).

[51] Nació el 12 de diciembre de 1930 en Marianao, Cuba. Murió el 30 de junio de 2002. Leonardo Lázaro Cárdenas Alfonso (nació el 17 de diciembre de 1938 en Matanzas, Cuba) fue un prominente parador en corto por 16 años (1960-75). Fue lanzador de los Senadores de Washington y los Rojos de Cincinnati entre 1952 y 1960.

[52] Orlando Gregorio Peña (nació el 17 de noviembre de 1933 en Victoria de Las Tunas, Cuba) es un pitcher que jugó entre 1958 y 1975 para los Rojos de Cincinnati (1958-60), Atléticos de Kansas City (1962-65), Tigres de Detroit (1965-67), Indios de Cleveland (1967), Piratas de Pittsburgh (1970), Orioles de Baltimore (1971, 1973), Cardenales de San Luis (1973-74) y Angelinos de California (1975).

[53] Luis Enrique “Tite” Arroyo, nació el 18 de febrero de1927 en Peñuelas, Puerto Rico, es un lanzador que jugó para los Rojos de Cincinnati, Yankees de Nueva York y Piratas de Pittsburgh.

[54] Saturnino “Nino” Escalera Cuadrado (nació el 1 de diciembre de 1929 en Santurce, Puerto Rico) es un jardinero y primera base de los Red Legs de Cincinnati en  la temporada de 1954.

[55] José Antonio Rodríguez Pagán (nació el 5 de mayo de 1935 en Barceloneta, Puerto Rico) hizo su debut con los Gigantes de San Francisco el 8 de agosto de 1959. Pagán jugó para los Gigantes hasta 1965 y luego fue cambiado a los Piratas de Pittsburgh y posteriormente acabo su carrera en 1973, con los Filis de Filadelfia.

[56] Julio Enrique Gotay Sánchez (nació el 9 de junio de 1939 en Fajardo, Puerto murió el 4 de julio de 2008) jugó 10 temporadas para los Cardenales de San Luis, Piratas de Pittsburgh, Angelinos de California y Astros de Houston.

[57] Luis Ernesto Aparicio Montiel (Maracaibo, Estado Zulia, 29 de abril de 1934) es un beisbolista venezolano que jugó en las Grandes Ligas del Béisbol entre 1956 y 1973. Hijo del también jugador Luis Aparicio Ortega, conocido como El Grande de Maracaibo

[58] Guillermo “Willy” Miranda (nació el 24 de mayo de 1926 en Velasco, Cuba – murió el 7 de septiembre de 19969. Fue un parador en corto de 1951-1959 con los Senadores de Washington, Medias Blancas de Chicago, Cafés de San Luis, Yankees de Nueva York, y Orioles de Baltimore.

[59] Nació el 22 de mayo de 1934 en Matanzas, Cuba. Fue parador en corto y segunda base de los Senadores de Washington y los Mellizos de Minnesota entre 1955 y 1960.

[60] Sandalio (Sandy) Consuegra (nació el 3 de septiembre de 1920 – murió el 16 de noviembre de 2005) fue un lanzador de relevo de 1950 a 1957, Consuegra jugó para los Senadores de Washington (1950-1953), Medias Blancas de Chicago (1953-1956), Orioles de Baltimore (1956-1957) y Gigantes de Nueva York (1957).

[61] José Miguel “Mike” Fornieles (nació el 18 de enero de 1932– murió el 11 de febrero de 1998) fue un lanzador por espacio de 12 temporadas (19521963) con los Senadores de Washington/Mellizos de Minnesota, Medias Blancas de Chicago, Orioles de Baltimore y Medias Rojas de Boston.

[62] Tony Pedro Oliva también conocido como Antonio Oliva López Hernández Javique (nació el 20 de julio de 1938 en Pinar del Río, Cuba) fue un jardinero que jugó toda su carrera con Mellizos de Minnesota de 1962 a 1976.

[63] Zoilo Casanova Versalles Rodríguez (nació el 18 de diciembre de 1939 – murió el 9 de junio de 1995) fue un parador en corto cubano considerado uno de los mejores de todos los tiempos. Fue pieza clave en la victoria en la Serie Mundial de 1965 de los Mellizos de Minnesota.

[64] Dagoberto Campaneris Blanco (nació el 9 de marzo de 1942 en Pueblo Nuevo, Cuba), apodado “Campy”, fue un parador en corto que jugó con los Atléticos de Kansas City y Oakland.

[65] Rodney Cline Carew (Gatún, Panamá, 1 de octubre de 1945) fue un jugador de las Grandes Ligas de Béisbol con los equipos de Mellizos de Minnesota y Angelinos de California en los años 1970 y 1980. Es probablemente el único jugador de Grandes Ligas que ha nacido en un tren. Fue uno de los bateadores más productivos de su época.

[66] Osvaldo José (Pichardo) Virgil (nació el 17 de mayo de 1932 en Monte Cristi, República Dominicana) jugó varias posiciones entre 1956  y 1969 para los Gigantes de Nueva York (1956-57), Tigres de Detroit (1958, 1960-61), Atléticos de Kansas City (1961), Orioles de Baltimore (1962), Piratas de Pittsburgh (1965) y Gigantes de San Francisco (1966, 1969).

[67] Juan Antonio Marichal Sánchez (20 de octubre de 1937, Laguna Verde, República Dominicana), mejor conocido como Juan Marichal, fue un lanzador abridor de las Grandes Ligas de Béisbol, famoso por su gran alzada de pierna al lanzar.

[68] Manuel De Jesús Sanguillén Magan, mejor conocido como “Manny” (nació el 21 de marzo de 1944 en Colon, Panamá), fue un cátcher para los Piratas de Pittsburgh y los Atléticos de Oakland.

[69] Manuel Rafael Mota Gerónimo, mejor conocido como Manny Mota (nació el 18 de febrero de 1938 en Santo Domingo, República Dominicana fue un jardinero de los Gigantes de San Francisco, Piratas de Pittsburgh, Expos de Montreal y más notablemente de los Dodgers de Los Ángeles. Era muy popular por sus habilidades para batear como emergente.

[70] Joaquín Andújar (nació el 21 de diciembre de 1952 en San Pedro de Macorís, República Dominicana) fue un lanzador que jugó para los Astros de Houston (1976-81, 1988), Cardenales de San Luis (1981-85) y Atléticos de Oakland (1986-87).

[71] Antonio Francisco Peña Padilla, mejor conocido como Tony Peña (nació el 4 de junio de 1957 en Monte Cristi, República Dominicana) jugó de 1980 a 1997 para los Piratas de Pittsburgh, Cardenales de San Luis, Astros de Houston, Indios de Cleveland, Medias Rojas de Boston y Medias Blancas de Chicago. Fue manager de los Reales de Kansas City entre 2002 y 2005. Actualmente es coach de los Yankees de Nueva York.

[72] Octavio Antonio Fernández Castro (nació el 30 de junio de 1962 en San Pedro de Macoris, República Dominicana), mejor conocido como Tony Fernández, fue un jugador que se dio a notar por sus habilidades a la defensiva. Jugó para los Azulejos de Toronto, Padres de San Diego, Mets de Nueva York, Rojos de Cincinnati, Indios de Cleveland, Yankees de Nueva York y los Cerveceros de Milwaukee entre 1983 y 2001.

[73] Franklin Crisóstomo Taveras Fabián (nació el 24 de diciembre de 1949 en Las Matas De Santa Cruz, República Dominicana), jugó de 1971 a 1982 para los Piratas de Pittsburgh, Mets de Nueva York, y Expos de Montreal

[74] Rafael Emilio Ramírez Peguero (nació el 18 de febrero de 1958 en San Pedro de Macoris, República Dominicana), jugó de 1980 a 1992 para los Bravos de Atlanta y Astros de Houston

[75] Rafael Leonidas Belliard Matias (nació el 24 de octubre de 1961 en Pueblo Nuevo, República Dominicana) Jugó de 1980 a 1991 con los Piratas de Pittsburgh y los Bravos de Atlanta.

[76] Rafael Francisco Santana de la Cruz (nació el 31 de enero de 1958, en La Romana, República Dominicana) jugó para los Cardenales de San Luis (1983), Mets de Nueva York (1984-1987), Yankees de Nueva York (1988) y los Indios de Cleveland (1990).

[77] David Ismael Concepción Benítez (Ocumare de la Costa, estado Aragua, 17 de junio de 1948), es un deportista venezolano, que defendía el campo corto en el equipo de Rojos de Cincinnati de 1970 a 1988.

[78] Omar Enrique Vizquel González (nacido el 24 de abril de 1967 en Caracas, Venezuela), es un deportista venezolano, campo corto que juega en las Grandes Ligas de Béisbol con los Gigantes de San Francisco. Anteriormente, Vizquel jugó con los Marineros de Seattle (1989-93), los Indios de Cleveland (1994-2004) y Gigantes de San Francisco del 2005 a la fecha.

[79] Alexander Emmanuel “Alex” Rodríguez Navarro (nacido el 27 de julio de 1975 en Nueva York, Estados Unidos), apodado A-Rod, es un jugador dominicanoestadounidense reconocido por muchos cronistas deportivos y fanáticos del deporte como el mejor jugador. Es el tercera base titular de los Yankees de Nueva York, después de haber sido shortstop de los Rangers de Texas y Marineros de Seattle desde su debut en 1994.

[80] Fernando Valenzuela Anguamea (1 de noviembre de 1960) es un pitcher zurdo de origen mexicano que hizo historia con los Dodgers de Los Ángeles durante los años 80’s. Nació en Etchohuaquila, Municipio de Navojoa, Sonora, México, entró al béisbol organizado en 1978 con el equipo de Guanajuato de la Liga Central. Para la siguiente temporada picheó para los Leones de Yucatán en la Liga Mexicana en donde llamó la atención del scout cubano “corito” Barona quien no dudo en recomendarlo con el cazatalentos estadounidense Mike Brito y fue comprado por los Dodgers en julio de 1979. En la Liga Mexicana del Pacífico jugó a partir de 1978 para los Mayos de Navojoa, en la década de los 90’s para los Naranjeros de Hermosillo y en las tres últimas temporadas (2004-2005, 2005-2006 y 2006-2007) lo ha hecho para los Águilas de Mexicali. Actualmente es cronista de Radio de los Dodgers de Los Ángeles.

[81] Reynaldo Ordóñez Pereira (nació el 11 de noviembre de 1971 en La Habana, Cuba) jugó para los Mets de Nueva York, Mantarrayas de Tampa Bay  y Cachorros de Chicago entre 1996 y 2004.

[82] Eisler Liván Hernández Carrera (nació el 20 de febrero de 1975 en Villa Clara, Cuba), es un lanzador que desertó de Cuba en 1995 y ha jugado para los Marlins de Florida (19961999), Gigantes de San Francisco (1999-2002), Expos de Montreal (20032004) los Nacionales de Washington (antes Expos de Montreal) (20052006), los Diamondbacks de Arizona (2006-2007) y los Mellizos de Minnesota (2008).

[83] Orlando “El Duque” Hernández, es un jugador de béisbol nacido en Villa Clara, Cuba el 11 de Octubre de 1969. Se le considera uno de los mejores pitcher de todos los tiempos en el béisbol cubano y mundial, lanzador del equipo Industriales en Cuba hasta 1996, año en que abandona el país para jugar en las Grandes Ligas de EE. UU., primero con el equipo de los Yankees de Nueva York y luego con los Medias Blancas de Chicago. El Duque es el único cubano con 4 anillos de la Serie Mundial (3 con los Yankees y 1 con los Medias Blancas).

[84] Mariano Rivera, (nació el 29 de noviembre de 1969 en Puerto Caimito, La Chorrera, Panamá) también conocido como “apaga y vámonos” por sus grandes actuaciones en la post-temporada, es el “cerrador” de los Yankees de Nueva York. Ha salvado 469 juegos lo que lo podría convertir en un nuevo integrante del salón de la fama antes de su jubilación.

Autor: marconunez23

Periodista con más de 20 años de experiencia. Especializado en temas de negocio, comunicación social, e imagen. Apasionado del deporte, especialmente el beisbol, los New York Yankees, los Pittsburgh Steelers y la NFL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s