20
ago
10

Reseña histórica sobre la historia del béisbol, su influencia en México y la participación mexicana en este deporte a lo largo de su historia. Introducción


Introducción

El objetivo de este trabajo es crear la base de una memoria que documente la evolución del béisbol vinculado a los hechos que han marcado la historia mundial, muy particularmente con México y el resto del mundo del béisbol. Hasta ahora no tengo conocimiento exista un documento en México que conjunte ambos elementos y por lo tanto considero de vital importancia crear un precedente periodístico que ayude a la difusión del llamado “rey de los deportes”.

El béisbol, para mí, es la vida. Así de sencillo. Es el primer deporte que conocí y le he sido fiel en todo momento. Antes de leer o escribir, ya sabía cómo lanzar una pelota y agarrar un bate[1]. Es un deporte que reúne todo, no hay “medias tintas”. Ganas o pierdes, no hay empate, la pelota está dentro o fuera, no hay vista atrás.

En la película “Fever Pitch”, Ben Wrightman interpretado por Jimmy Fallon, hizo una descripción ideal de lo que es el béisbol en una escena en los pasillos del Fenway Park[2]

 “En el béisbol nada se improvisa ni se finge. En la vida uno puede tener suerte: en los negocios, en la música, en el arte, en éstos se puede tener suerte un buen día. Se puede engañar a todos por un rato, pero no todo el tiempo. En el béisbol se puede o no se puede batear una curva, así es como funciona.

“En la vida se puede tener un día con suerte ¿pero una carrera? Es como las matemáticas, todo es ordenado. Ganas o pierdes, simplemente es justo y así todo se suma. No es tan confuso o ambiguo como la vida. Es seguro.”

Eso es el béisbol; quien anota más carreras, gana. En la vida, tus metas marcarán quien eres. Es un deporte con tanta ciencia que pocos lo perciben. La diferencia entre conectar bien una pelota o no, son milímetros. Esa pequeña diferencia es uno de muchos detalles que hacen único a este deporte.

Empecé a jugar desde los cuatro años y lo hice sin parar hasta los 22. Jugué en una de las mejores ligas pequeñas de béisbol en México (Liga Olmeca) y mi vida hasta esa edad giró alrededor de ella. Comí, bebí y pensé sólo en béisbol.

Con mi papá asistí por ese mismo lapso, por lo menos, tres o cuatro veces por semana al viejo y desaparecido Parque Delta (luego Parque del Seguro Social) en la Colonia Narvarte en el Distrito Federal. Ahí veía los juegos de los Tigres Capitalinos[3] y, sobre todo, los Diablos Rojos del México, equipos de la Liga Mexicana.

A diario, antes de los tiempos de la televisión por cable y el Internet, mi tarea favorita era revisar cada mañana los periódicos para leer las crónicas de los juegos del día anterior en México y Estados Unidos. Podía ser “Esto”, “Novedades”, “El Sol de México” o “Excélsior”. Tales periódicos los recibíamos en casa cuando en esos años si existía una verdadera cobertura informativa sobre el béisbol en el Distrito Federal.

No era como ahora cuando todo el espacio, absolutamente todo en la capital, lo acapara el fútbol y este hecho ha relegado a un lugar lejano al béisbol. Atribuyo que gracias a esta costumbre de revisar diario los periódicos, nació mi gusto y vocación por el periodismo. Desde niño mi meta siempre ha sido estar en la Serie Mundial[4]. Como aficionado ya lo logré en dos ocasiones, 1996 y 1999. Como jugador es un poco tarde por mi edad. Ahora el objetivo es participar como periodista.

Por eso este ensayo, por el béisbol; sobra explicar mi gusto y afición por él, lo llevo en la sangre y para mí esta tesis es el primer paso para lograr la meta. Trabajar en un proyecto relacionado con el béisbol me entusiasma por el amor que le tengo, es una forma de agradecer todo lo que me ha dado, desde mi formación personal hasta las actividades que desempeño en mi vida.

Este trabajo considero es mi puerta de entrada al periodismo deportivo especializado en béisbol. Tengo el firme propósito de aportar al béisbol algo que ningún medio de información ha hecho: dar el primer paso para conjuntar una memoria histórica del béisbol de la mano de acontecimientos sociales que han dejado huella en la historia del mundo.

John Rawls un eminente filósofo estadounidense de la Universidad de Harvard en Estados Unidos y para muchos el más reconocido del Siglo XX, fue un gran aficionado del béisbol y nunca ocultó su pasión hacia “la pelota caliente”. Prueba de ello es su artículo “Two concepts of rules” (Dos conceptos de las reglas) publicado en 1981 en la revista inglesa “The Economist” en su edición del 18 de abril de 1981 donde, motivado por una conversación ocurrida 20 años antes con un compañero catedrático de esa universidad, escribió este artículo.

El documento contiene 6 razones porque el béisbol es el mejor deporte. En su cátedra Rawls se caracterizó por ejemplificar conceptos filosóficos con situaciones y casos relacionados al béisbol.

Primero. Las reglas del béisbol siempre están en equilibrio, es decir, el diamante fue hecho de un tamaño correcto, también lo es la distancia desde el montículo al home[5] y eso hace posible las maravillosas jugadas, como el doble-play[6]. El despliegue físico del juego está perfectamente ajustado para las habilidades humanas que hace que el cuerpo pueda moverse y desplegarse en un grato ejercicio. No es como otros deportes donde se tienen que ajustar las reglas para poder encontrar balance con el cuerpo humano.

Segundo. El juego no le da ventaja o preferencia a algún tipo físico en particular, como lo es para los altos en el basquetbol. Todo tipo de habilidades pueden utilizarse en algún lugar o momento, el alto junto con el bajo pueden disfrutar el juego en diferentes posiciones.

Tercero. El juego utiliza todas las partes del cuerpo: el brazo para lanzar y batear, las piernas para correr; contrario al fútbol soccer donde no puedes tocar la pelota con la mano. El juego se basa en la velocidad, la precisión de un lanzamiento, una buena visión para batear junto con la astucia y coordinación de un lanzador y un receptor. Hay todo tipo de estrategia.

Cuarto. Todas las jugadas están a la vista: el espectador y los jugadores pueden ver lo mismo que pasa en el campo. Contrario al fútbol americano donde es difícil saber que sucede en las bancas. Incluso los árbitros no lo pueden ver todo, existen muchas formas de engaño, en el basquetbol es complicado saber cuándo se comete una falta. En el béisbol también existen jugadas cerradas, pero los umpires[7] aquí lo hacen sin el apoyo tecnológico de los medios, esas jugadas cerradas que surgen a lo largo de una acción, hacen que el juego sea maravilloso y natural.

Quinto. El béisbol es el único juego donde el marcador final no sólo se basa en la pelota y eso tiene el notable efecto de concentrar la emoción de las jugadas en diferentes puntos del campo al mismo tiempo. ¿Un corredor cruzará home antes de que un rival capture la pelota y lanzará hacia el cuadro? Y así en adelante.

Sexto. El factor tiempo, lo cual es una parte central del juego. El béisbol comparte junto con el tenis la idea de que el tiempo nunca termina, como sucede en el basquetbol o el fútbol, americano o soccer. Esto significa que siempre habrá tiempo para un equipo de remontar un marcador y hacer un regreso. La última entrada, la novena, puede convertirse en la más emocionante del juego y como también sucede en el tenis, no ocurre muy seguido. 

Estos puntos ayudan a explicar muy bien qué hace diferente al béisbol de los demás. Sería incongruente de mi parte tener tanto amor por una actividad deportiva y no demostrarla de alguna manera o forma. Elegí hacer un ensayo porque es el género periodístico que me permite expresar mi sentir sobre el progreso y desarrollo del béisbol, su influencia en la vida social, analizar a los mexicanos que han tenido la fortuna de jugar en Grandes Ligas, mismos que han sido pocos y que sin duda han llegado con muchas limitaciones.

El ensayo es un género relativamente nuevo. Sólo en la edad contemporánea ha llegado a alcanzar una posición central. Es muy probable que en su desarrollo y hegemonía, haya tenido gran influencia el pensamiento liberal y el periodismo. A diferencia del texto informativo, no posee una estructura definida ni sistematizada o dividida en apartados o lecciones, por lo que ya desde el Renacimiento se consideró un género más abierto que el medieval tractatus o suma y se considera distinto a él también por su voluntad artística de estilo y su subjetividad, ya que no pretende informar, sino persuadir o convencer.

Por lo anterior, escribí este trabajo bajo esa premisa. Lo que aquí expreso está fundamentado en todos los años que tengo de jugar, estudiar, revisar, disfrutar y vivir este deporte. Es lo que desde hace mucho tiempo guardaba en mi mente y no tenía una forma o foro para expresarlo. Está basado en mis conocimientos. En nuestro país (y no sólo es problema del béisbol) no existe mucha literatura deportiva para documentar un trabajo así. Salvo el apoyo de los medios impresos y ahora los electrónicos vía Internet, en México nunca se ha fomentado documentar la historia del béisbol. Es triste pero cierto.

No busco cambiar ideas ni imponer las mías, solamente deseo exponer mi punto de vista sobre el béisbol en el mundo.

Este ensayo está dividido en cuatro partes:

  1. El origen y desarrollo del béisbol hasta nuestros días.
  2. El mundo del béisbol.
  3. El béisbol: mudo testigo de la historia.
  4. La globalización
  5. La época de oro: la “Fernandomanía”.

El fuerte vínculo entre el béisbol y sus aficionados, nos convierte en algo más que unos simples espectadores. Nuestra profunda conexión personal con el juego nos ha desarrollado una serie de rituales y costumbres. Desde comer salchichas, cacahuates y semillas de girasol, hasta cantar juntos en un estadio una canción en la parte baja del séptimo inning.

En el estadio, llevamos nuestros guantes para crear un lazo con nuestro equipo y sentirnos parte de él. Algunos se visten con el mismo uniforme, otros llevan su propia anotación del juego. El béisbol nos hace recordar cuando éramos niños y cuando todo, absolutamente todo, era bueno. Más allá del estadio, muchos coleccionan tarjetas de sus jugadores favoritos, o sus autógrafos, creando archivos invaluables de historia.

Estudiamos las tirillas, hacemos escrutinios minuciosos de las estadísticas y hasta competimos en ligas de fantasía. Compartiendo estas experiencias hacemos que el juego sea nuestro. El presidente de Estados Unidos en 1925, John Coolidge, declaró que “el negocio de los estadounidenses, es hacer negocio”. El béisbol es el mejor representante de esa cita porque representa el espíritu capitalista de ese país.

El béisbol empezó como un juego, pero rápidamente se convirtió en una fuente de ingresos y oportunidades de trabajo. Cuando en la ciudad de Cincinnati se fundó el primer equipo profesional en 1869, los Red Stockings[8], muchos empresarios fundaron esta industria y establecieron las ligas rectoras del juego entre 1871 y 1900. El béisbol era un negocio entero, con todo y conflictos laborales.

El béisbol rápidamente vio una oportunidad y tomó lo mejor de ella. Los estadios son fuentes de empleo de muchas comunidades. Emplean vendedores independientes y  concesionarios. Con el paso del tiempo y conforme la mercadotecnia y la televisión transformaron a la sociedad, también lo hicieron con el béisbol. Gradualmente remodelan la relación entre jugadores y productos, aficionados y el juego mismo.

La cultura popular es un espejo de la sociedad y cuando el mundo se ve a través de ese espejo, muchos portan una gorra de béisbol. A pesar de que algunos no tienen ningún contacto con el juego, ni han asistido a un estadio, ni han apoyado a un equipo, participan del juego sin saberlo.

Hay ejecutivos que hacen “estimados dentro de su campo”, políticos que dicen “tres strikes y estás fuera”, se han filmado varias películas sobre este deporte, y sin duda, el béisbol ha sido parte de la cultura popular desde el Siglo XIX, se celebra en canciones, historias y el arte. Hoy, las imágenes del béisbol, referencias y anécdotas, permean en todo. El juego tiene sus héroes que son parte de la historia.

Si construyes una gran ratonera, vendrá alguien a inventar un mejor ratón. Es algo burdo, pero así es el béisbol. El mismo espíritu de la innovación es una parte recurrente de la historia de este deporte. El juego mismo es ciencia en acción. Los físicos tratan de explicar el efecto de una pelota, el contacto con un bate y la trayectoria de un lanzamiento.

Más de un equipo ha contratado gente de ciencia para sacar ventaja de su rival. En 1938 los Cachorros de Chicago[9], fueron los primeros en contratar investigadores en psicología y educación física para ayudar a sus jugadores. Hoy cada equipo tiene todo un batallón de especialistas entre nutriólogos, entrenadores y expertos que analizan cada parte del juego. El béisbol no para en experimentar con nuevos materiales y equipo, como el cuerpo humano.

La innovación también floreció fuera del campo. El béisbol fue el primero en capitalizar la importancia de los medios de comunicación, principalmente radio y televisión. Creando alianzas con los medios masivos, el juego se adentró más en la sociedad gracias a estos medios, siendo tal vez, el paso más grande para concretar su presencia en la historia.

En resumen, el béisbol ha crecido de tal forma que ha inspirando y creado  a grandes héroes, convirtiéndolos en leyendas de la gente aficionada a este juego. El estadio es un símbolo tangible, alcanzable, particularmente los más viejos, se convierten en lazos nostálgicos que unen a las historias y herencias con el presente. La gente regresa siempre como lo hacían cuando niños. Muchos hacen el peregrinaje para ver a su equipo favorito haciendo de esto, míticos viajes a través del tiempo.

Los mismos jugadores caen en esto mismo. Nos dejan vivir nuestras fantasías a través de ellos, sus logros, son también nuestros. Muy pocos son los que prevalecen con el paso de los años, pero al recordarlos, somos uno. Jugadores como Joe DiMaggio[10], Babe Ruth[11], Jackie Robinson[12] y otros, resuenan no sólo como figuras del deporte, sino como iconos culturales, como verdaderos héroes, de los que nos gusta tener, aquellos que representan una época, un logro, un ideal. 



[1] Pedazo de madera redondeada y alargada que se utiliza para pegarle a la pelota de juego. Mide aproximadamente 2.75 pulgadas de diámetro y no más de 42 pulgadas de largo que no puede pesar más de 36 onzas. 

[2] Casa de los Medias Rojas de Boston desde 1912.

[3] Los Tigres nacen en la ciudad de México en el año de 1955 participando en la Liga Mexicana de Béisbol bajo el nombre de Tigres Capitalinos, tras 46 años de jugar en la capital y 8 campeonatos, se mudan a la ciudad de Puebla, donde bajo el nombre de Tigres de la Angelópolis obtendrían su noveno título, actualmente Los Tigres de Quintana Roo, es el equipo de béisbol de la ciudad de Cancún, Quintana Roo, México. Los Tigres son la segunda franquicia más ganadora junto con los Sultanes de Monterrey con un total de 9 títulos.

[4]  La Serie Mundial es la serie final de post temporada de las Grandes Ligas de Béisbol, que se juega entre los campeones de las ligas Nacional y Americana. Por jugarse en el mes de octubre se le conoce también como el Clásico de otoño.

[5] Base final y es la que se utiliza para la contabilidad de carreras anotadas al final del juego.

[6] Sucede cuando se hacen dos outs en una misma jugada, secuencia o acción.

[7] Oficial que regula el juego en el campo.

[8] Los Rojos de Cincinnati es una organización profesional de las Grandes Ligas de Béisbol situados en la ciudad de Cincinnati, Ohio, Estados Unidos. Pertenecen a la División Central de la Liga Nacional. Originalmente, se llamaban los “Red Stockings” (de donde proviene su nombre actual, los Rojos). Han ganado la Serie Mundial en cinco ocasiones.

[9] Los Cachorros de Chicago es un equipo basado en Chicago, Illinois. Fue fundado en 1870, no es campeón desde 1908. Pertenecen a la División Central de la Liga Nacional.

[10] Joseph Paul DiMaggio (Martinez, California, 25 de noviembre, 1914 – Hollywood, California, 8 de marzo de 1999) jardinero que jugó para los Yankees de Nueva York durante toda su carrera (1936-1951). En 1941 todo el mundo del béisbol estuvo atento a su memorable hazaña de 56 juegos consecutivos bateando al menos un hit, que comenzó un 15 de mayo y terminó el 17 de julio; muchos expertos consideran esta marca como la más grande proeza en la historia del béisbol

[11] George Herman Ruth fue uno de los jugadores de mayor talento en la historia del béisbol y de los más populares de la historia. Nació en Baltimore, Maryland, el 6 de febrero de 1895, y murió en Nueva York, el 16 de agosto de 1948. Ruth despertó del letargo a este deporte durante sus primeros años con los Yankees debido al escándalo de juegos arreglados en la temporada de 1919. Desde ahí formó una leyenda alrededor de su persona tanto dentro como fuera del campo: sus numerosos récords, anécdotas, su pasión por la vida nocturna, su desmedida inclinación por la comida y la bebida, su popularidad entre los niños y tantos otros aspectos que lo hicieron un ícono estadounidense por excelencia.

[12] Jack Roosevelt Robinson (Cairo, Georgia, 31 de enero de 1919 – Stanford, Connecticut, 24 de octubre de 1972) fue un beisbolista que jugó la mayor parte de su carrera profesional para los Dodgers de Brooklyn. Fue el primer jugador negro en ingresar a las Ligas Mayores de Béisbol. Aparte de su destacada carrera como jugador, realizó una firme actividad política y comunitaria por la igualdad de derechos y la lucha contra la discriminación.

About these ads

2 Responses to “Reseña histórica sobre la historia del béisbol, su influencia en México y la participación mexicana en este deporte a lo largo de su historia. Introducción”


  1. 1 Marco Gonzalez
    20/10/2011 en 5:23 AM

    Marco muchas felicidades por este gran ensayo sobre el béisbol , yo también jugué en la liga olmeca y soy aficionado del beisbol y nunca habia encontrado algo mejor sobre el beisbol


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


agosto 2010
D L M X J V S
« jul   sep »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 795 seguidores

Top Clicks

  • Ninguna

Actualizaciones de Twitter

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 795 seguidores

Mejor calificado


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 795 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: